detentorEl detentor es una válvula que regula la salida del agua del radiador y que se sitúa en uno de sus extremos inferiores. Éstos se utilizan en instalaciones de calefacción para cerrar el flujo de agua al radiador durante trabajos de mantenimiento, obras o al sustituirlo.

En las instalaciones antiguas de calefacción central, lo normal era que los radiadores carecieran del detentor, lo que provocaba serios problemas y trastornos en las comunidades.

Veamos por qué:

Si no hay detentor en el radiador, aunque cortemos la llave de entrada, el agua seguirá fluyendo desde el retorno, por lo que para realizar ciertas intervenciones en el radiador será necesario vaciar la instalación un nivel inferior al piso en cuestión.

Situaciones comunes como una avería, obras en una vivienda o un cambio de emplazamiento de los radiadores, implicarían tener que vaciar la instalación, con la consiguiente pérdida de agua y el necesario acuerdo de toda la comunidad.

Además del ‘fastidio’ para los vecino, el vaciado y llenado de la instalación puede conllevar las pérdidas importantes de agua y lo que es más importante, perjudicar la instalación.  Esto se debe a que el agua nueva que se introduce en el llenado tiene un poder de corrosión muy superior a la que circulaba con anterioridad, lo que incrementa la presencia de impurezas y puede acortar sensiblemente la vida útil de la instalación.

En resumen, la principal ventaja del detentor es que permite independizar nuestros radiadores del resto de la instalación central ante cualquier incidencia, evitando molestias y costes innecesarios.