Conseguir un correcto mantenimiento de las instalaciones es clave para alcanzar el confort en las comunidades de propietarios además de evitar tanto averías como un mal funcionamiento.

Será el titular de las instalaciones térmicas el responsable de contratar el mantenimiento y la empresa mantenedora la encargada de que se mantengan en buen estado de funcionamiento.

¿Con qué periodicidad se realiza el mantenimiento preventivo?

El Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE) es quien rige los tiempos para llevar a cabo el mantenimiento preventivo:

  • Instalaciones con una potencia mayor que 70 kW con calefacción centralizada y Agua Caliente Sanitaria (ACS):
    • Una visita mensual (12 visitas al año).
  • Instalaciones con una potencia mayor que 70 kW que tengan solo calefacción:
    • Una visita mensual (durante los meses de funcionamiento de la calefacción que suelen englobarse entre los meses de octubre hasta abril).

¿Qué se hace en un mantenimiento preventivo?

Para hacer un correcto mantenimiento preventivo es básico la realización de todas las operaciones del check list, que detalla las comprobaciones a realizar en cada elemento concreto de la instalación.

Se debe prestar especial atención a dos aspectos:

  • Que todos los elementos de seguridad funcionen correctamente.
  • Asegurarse que el rendimiento de las calderas sea el adecuado. Para llevar a cabo este aspecto es imprescindible disponer de un analizador de humos que permita analizar la combustión de la caldera, para que de esta manera en función del resultado se pueda ajustar la regulación del quemador (cuando sea necesario).

Los técnicos de Remica efectúan todos los mantenimientos con una tablet, de tal manera que quedan registradas en formato digital. El cliente puede consultarlas:

  • Dándose de alta en el área de cliente en www.remica.es
  • Solicitando que se les envíe por correo electrónico una vez que se realice el mantenimiento.

En estas visitas también se verifica que la confortabilidad de las viviendas es la adecuada, en caso contrario se llevarían a cabo las medidas correctivas que fueran necesarias.

 

La telegestión, aliada perfecta del mantenimiento

El servicio de telegestión permite detectar las averías cuando se producen, sin necesidad de que el cliente tenga que avisar cuando detecte merma o falta de servicio ya que están monitorizadas las 24 horas del días los 365 días del año.

En aquellos casos en los que se detecta una avería, la telegestión permite que se solucione de manera remota y en otras ocasiones se genera un aviso directamente para que acuda el técnico de la instalación.

Otra ventaja que ofrece la telegestión es la modificación de los horarios de funcionamiento o las consignas de temperatura a través de una llamada telefónica, sin necesidad de que el técnico tenga que desplazarse hasta la instalación.

 

¿Cómo elegir a la empresa que realice el mantenimiento?

Se debe confiar en una empresa especializada que cumpla con todas las condiciones para llevar a cabo todos los trabajos en la instalación como estipula el RITE.

Grupo Remica cuenta con más de 35 años de experiencia en el mantenimiento de instalaciones. Si necesita contactar para más información puede hacerlo a través del correo remica@remica.es o llamando al teléfono 91 396 03 00.