En edificios de viviendas con calefacción central, en los que técnicamente no es viable instalar un contador de energía, la única manera de estimar el gasto energético que realiza cada vivienda  es instalar repartidores de costes en los radiadores.

 

¿Qué es y cómo funciona un repartidor de costes de calefacción?

Un repartidor de costes de calefacción es un dispositivo de medición que se instala en cada uno de los radiadores de la vivienda. Su fabricación e instalación están reguladas por la norma UNE EN 834.

Cada repartidor de costes constituye por sí mismo una unidad operativa y consta de los siguientes elementos:

  • Una carcasa
  • Dos sensores de temperatura
  • Un dispositivo de cálculo
  • Una pantalla
  • Una fuente de alimentación
  • Los elementos de instalación
  • Un sello o precinto

 

Para calcular el consumo calórico, el repartidor de costes de calefacción tiene en cuenta tanto el tamaño del radiador como la diferencia entre la temperatura en la superficie del mismo y la temperatura ambiente.

 

Actualmente, los repartidores que se instalan son electrónicos y sus lecturas se recogen vía radio, por lo que no es necesario entrar en la vivienda hasta que se agote la  batería, que tiene una duración de diez años.

 

 

¿Por qué hay que instalar repartidores de costes en lugar de contadores?

Instalar uno u otro depende de las características de la instalación.

En las viviendas con calefacción centralizada ‘por columnas’, la distribución de calor se realiza por columnas verticales de tuberías, y no existe separación por viviendas (por lo que no es técnicamente viable instalar contadores).

Por ello, la solución para contabilizar el consumo energético por viviendas es instalar repartidores de costes en los radiadores.

 

¿Se puede trucar un repartidor de costes?

Esta es una de las preguntas más frecuentes. Dado que los repartidores de costes están dentro de la vivienda y se instalan en cada radiador ¿no es posible que alguien pueda manipularlos?

Para evitar que puedan trampearse, cada repartidor de costes tiene un sello o precinto que  protege la unidad contra manipulaciones no autorizadas y que hace que sean casi imposibles de manipular.

Así pues, si se interviene de alguna manera en el repartidor de costes, el sensor manda un aviso a la centralita alertando de que se ha producido una manipulación y la fecha en que se ha llevado a cabo la misma.

 

¿Cuántos tipos de repartidores de costes existen?

No todos los repartidores de costes son iguales. Podrían dividirse en dos tipos:

 

  • Repartidor de costes estándar: Consta de una carcasa, sensores, un dispositivo de cálculo, una pantalla LCD, un precinto y una fuente de alimentación.
  • Repartidor de costes con sensor remoto: Cuenta con todos los elementos anteriores y además un sensor externo que es necesario instalar cuando se desea controlar la temperatura de radiadores que están ocultos detrás de algún elemento como un cubre radiador.

 

¿Qué ventajas tienen los repartidores de costes?

  • Muy sencillos de instalar, no requieren obras, se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos de sujeción.
  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son baratos. La inversión en repartidores de costes en una vivienda media es hasta cuatro veces más económica que instalar un contador de energía.

 

¿En tu comunidad de vecinos estáis sopesando instalar repartidores de costes?

Según estudios realizados por la Asociación Europea de Repartidores de Costes de Calefacción (EVVE), la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), y según recomendaciones del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), el ahorro potencial que se obtiene en una instalación de calefacción central en un edificio de viviendas, tan sólo por la instalación de un sistema que permita la contabilización individual de la calefacción puede llegar a ser de hasta un 30%.

¡Si al sistema de contabilización se le complementa a su vez con la posibilidad de regulación mediante válvulas termostáticas el ahorro puede ser incluso mayor!

Contacta con Remica y te daremos prespuesto personalizado: teléfono 91 396 03 03 /email: comercial@remica.es