Antes de que comience la temporada de frío, conviene purgar los radiadores. De ese modo, el sistema de calefacción central de la vivienda estará preparado cuando sea necesario encender los radiadores. Si quieres saber cómo hacerlo ¡sigue leyendo!

¿Por qué es necesario realizar el purgado, al menos una vez al año?

Durante los meses en los que los radiadores han permanecido inactivos es frecuente que se hayan realizado obras u otras actuaciones en la instalación de calefacción.

Para realizar estas actuaciones hay que vaciar el circuito de calefacción de agua y, al terminarlas, hay que realizar de nuevo el llenado correspondiente.

En este proceso de llenado de agua de la instalación, se crean bolsas de aire que van a parar a los radiadores de calefacción central.

 

Purgar los radiadores paso a paso

Purgar un radiador es algo sencillo. Solo tienes que seguir estos pasos:

Recuerda que en los edificios con calefacción central el purgado de los radiadores de una vivienda influye en el conjunto de la instalación.  Por eso, es conveniente asegurarse que todo ha salido correctamente. En caso de no estar seguros se debe contactar con el mantenedor de la instalación ya que una mala manipulación del circuito puede repercutir en las distintas viviendas del edificio.

¿Cómo saber si el purgado se ha realizado correctamente?

Si la calefacción está encendida y pasas una mano por la parte de arriba del radiador y compruebas que está más fría que la parte inferior, significa que el radiador tiene aire. El aire tiende a subir y se acumula en la parte superior por eso está más fría que el resto del radiador. En ese caso, será necesario repetir el purgado.

 

¿En tu comunidad de propietarios necesitáis un mantenedor del sistema de calefacción central? ¡Contacta con Remica! Miles de instalaciones confían en nosotros. Solicita asesoramiento gratuito en el teléfono 91 396 03 03  o a través de este formulario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.