En instalaciones de calefacción central, no existe una normativa que determine si se debe o no encender la calefacción de noche.

Es cada comunidad de propietarios quien decide el horario de encendido, lo que a menudo genera dudas.

Una de las más frecuentes es si conviene encender la calefacción por la noche, y al hacerlo las facturas serán demasiado elevadas.

 

¡Sí! Se puede encender la calefacción de noche sin desperdiciar energía

Desde el servicio técnico de Remica, explican que se puede mantener el confort nocturno y, al mismo tiempo, realizar un uso eficiente de la energía.

Para ello hay que tener en cuenta dos factores:

La clave: mantener la calefacción en modo activo

En las épocas más frías del año, se recomienda mantener activa la calefacción central para evitar que las viviendas bajen en exceso de temperatura por las noches, lo que merma el confort y aumenta los tiempos de calentamiento de las viviendas en horario de calefacción diurno.

Este es el funcionamiento del sistema cuando se opta por “mantener la calefacción activa”:

De este modo, se combina lograr el confort de las personas, evitando que las temperaturas desciendan excesivamente durante las noches más frías, y que se consuma más energía de la necesaria.

También es importante usar bien las válvulas termostáticas en los radiadores

Además de mantener la calefacción activa, conviene que los radiadores de las viviendas cuenten con válvulas termostáticas.

Estos dispositivos permiten que los propietarios de cada vivienda puedan adaptar la temperatura nocturna a sus necesidades de confort.

Las válvulas termostáticas permiten abrir o cerrar el caudal de agua de los radiadores automáticamente, para que cada usuario pueda elegir la temperatura de confort que más le conviene.

De ese modo, las viviendas más frías del edificio podrán disfrutar de calefacción si lo necesitan, mientras que en los inmuebles más cálidos, o los que permanezcan vacíos, podrán ajustar o cerrar las válvulas para evitar tener calor si no lo necesitan.

Es importante recordar que en las viviendas la temperatura no será superior a la temperatura de consigna acordada por la comunidad de propietarios. Si, por ejemplo, se acuerda una temperatura de 20 grados centígrados, nunca se podrá superar dicha temperatura en las viviendas más desfavorables.

¿Nos conoces?

Remica es la empresa líder en mantenimiento de instalaciones de calefacción central en Madrid. Contacta con nosotros y pide presupuesto sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.