cinco_mitos_calefaccion¿Encender y apagar la calefacción consume más que mantener una temperatura constante? ¿Tener calefacción central me obliga a supeditarme al horario y consumo que me impongan en la comunidad? ¿Cerrar el radiador en una habitación supone un aumento del consumo de calefacción en el resto de la casa? Estas son solo algunas de las cuestiones en relación al consumo de calefacción que nos pueden surgir en el día a día y sobre las que existe cierta confusión entre los usuarios.

Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), un hogar español consume de media 10.521 KWh al año de los que prácticamente la mitad se utilizan para calefacción. Por ello, es importante tener en cuenta una serie de medidas que nos pueden ayudar a consumir menos y por tanto, pagar menos en cada factura. Sin embargo, existen algunos mitos en relación al consumo de calefacción que nos pueden inducir a error. Desde Remica Servicios Energéticos, os ayudamos a aclarar algunas de esas dudas que puede haber en relación al consumo de calefacción.

  1. Apagar y encender la calefacción consume más que mantener una temperatura constante: Si nuestro objetivo prioritario es ahorrar, es más aconsejable apagar la calefacción por la noche ya que mantener una temperatura constante puede suponer un consumo ligeramente superior a apagarla y encenderla. Sin embargo, si nuestro objetivo prioritario es mantener el grado de confort, nos puede interesar mantener un régimen reducido nocturno que garantice un nivel de temperatura adecuado durante todo el día. De esta forma, no tendremos que vencer un salto térmico importante cuando encendamos la calefacción tras muchas horas con el sistema apagado. Esto genera un incremento en el nivel de confort, aunque como hemos visto, en lo referente al consumo de calefacción puede producirse un ligero aumento. La decisión final depende de las prioridades del usuario.
  2. Ninguna caldera puede superar un 100% de rendimiento: Puede que parezca imposible, pero no lo es: una caldera de condensación puede conseguir un rendimiento superior al 100%, de hecho, llega incluso al 109%. Esa cifra la alcanzan gracias a que mientras las calderas convencionales desaprovechan el propio calor que desprenden al generar energía, las de condensación lo utilizan para aumentar su producción y por ende, para ahorrar energía. Por ello, son las más eficientes.
  1. Para mantener la casa caliente hay que tener un consumo de calefacción constante en todas las habitaciones: Falso. Para mantener la casa caliente no se necesita tener todas las habitaciones a la misma temperatura. Lo mejor sería apagar la calefacción de aquellos espacios de la casa que no se utilicen y cerrar la puerta, así evitaremos derrochar el consumo de forma innecesaria.
  1. Si tengo calefacción central, me tengo que supeditar a los horarios y la temperatura que elijan mis vecinos: Es cierto que puede que en la reunión de vecinos se tomen decisiones sobre el horario y la temperatura en cuanto al consumo de calefacción y que éstas no sean las que más se amolden a tu modo de vida. Sin embargo, hay una solución simple para que puedas adaptar el consumo (y por tanto la factura) a tus necesidades reales: individualizar el consumo de calefacción central.  Para ello, basta con instalar en cada radiador un repartidor de costes, que permite medir el consumo de calefacción, y una  válvula termostática capaz de controlar el caudal de agua en el radiador y por tanto regular la temperatura e incluso cerrar el radiador en una estancia. Para el correcto funcionamiento, la instalación se debe completar además con un equilibrado hidráulico del edificio que permitirá minimizar las diferencias de temperatura entre viviendas. Llevar a cabo esta intervención está subvencionado en algunas comunidades ya que a partir del 1 de enero de 2017 esta medida será obligatoria. Si tienes cualquier duda en este sentido, puedes ponerte en contacto con una empresa de servicios energéticos, como Remica, a través del  teléfono 91 396 03 03 o del correo electrónico (remica@remica.es).  
  1. Una empresa de servicios energéticos realiza la misma función que una mantenedora: Falso. En España todavía existe cierta confusión en relación a la labor que realizan las Empresas de Servicios Energéticos (ESE) como Remica, sin embargo, éstas pueden ser tus mejores aliadas a la hora de realizar un consumo de energía más eficiente y por tanto minimizar tu consumo y reducir tu factura. La empresa de mantenimiento sólo es la responsable de la seguridad y el buen funcionamiento de una instalación en una comunidad, es decir, que por ejemplo, los vecinos no se queden sin calefacción. Sin embargo, una ESE es responsable además de la productividad de las mismas, es decir, garantiza que la instalación va a tener un óptimo rendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.