Los repartidores de costes y las válvulas termostáticas son el tándem perfecto para individualizar instalaciones de calefacción central.

O, lo que es lo mismo, para que en instalaciones térmicas centralizadas, cada vecino pueda seleccionar la temperatura de su hogar y pagar de acuerdo al consumo realizado.

¿Cuándo es necesario instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas?

En instalaciones centralizadas de calefacción central de cierta antigüedad es posible que, tradicionalmente, los vecinos hayan sufragado mediante una “cuota” los gastos de calefacción,  y que dicha cuota se haya establecido tomando en cuenta algún criterio como el número de radiadores o los metros cuadrados de la vivienda, pero no el consumo real de calefacción realizado por cada vecino.

¿Qué pueden hacer estas comunidades si desean hacer un uso individualizado de la calefacción y pagar proporcionalmente en función del consumo que se realiza en cada vivienda?

Si la configuración de la instalación es “en columna”, es decir, si – el radiador de una estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente– no es técnicamente viable instalar contadores de consumo individuales. Por eso, es necesario colocar repartidores de costes de calefacción en los radiadores.

Remica repartidores de costes

Repartidor de costes

 

 

¿Para qué sirven las válvulas?

La función de los repartidores de costes es medir el consumo de calefacción, pero para regular la temperatura de cada radiador, y abrir o cerrar el caudal de agua que circula por su interior, es necesario además la instalación de válvulas termostáticas.

Las válvulas termostáticas se componen de dos partes: la válvula termostatizable (que une las tuberías de la instalación de calefacción con el radiador) y los cabezales termostáticos (elementos sensibles al calor que abren, cierran o regulan el caudal del agua en el radiador en función de la diferencia entre la temperatura de la habitación y la temperatura a la que queremos estar).

Dentro de los cabezales termostáticos, el usuario puede elegir desde el modelo más sencillo (de mando manual, que permite abrir o cerrar el radiador) hasta los más sofisticados (cabezales integrados y cabezales electrónicos).

 

Válvula con cabezal termostático instalada en un radiador

Válvula con cabezal termostático

 

No conviene instalar cabezales termostáticos en todos los radiadores ¡Esta es la razón!

Aunque las válvulas termostatizables deben instalarse en todos los radiadores, la normativa recomienda instalar cabezales termostáticos solo en salones y dormitorios.

Esto se hace para garantizar el buen funcionamiento del sistema de calefacción ya que si se  instalaran cabezales termostáticos en todos los radiadores del edificio y se cerrasen todos a la vez al alcanzar una buena temperatura, la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento en el edificio.

 

¡Instalar válvulas termostáticas y repartidores de costes tiene grandes beneficios!

Instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas en sistemas de calefacción central mejora la eficiencia energética y el confort de las instalaciones.

  • Gracias a las válvulas termostáticas, la temperatura se adapta a las necesidades reales de la vivienda. Así, por ejemplo, si los habitantes de una vivienda quieren disfrutar de una temperatura de 23 grados pero su sistema de calefacción es ineficiente y la temperatura se dispara a 25 grados, están desperdiciando un 20% de energía. Con las válvulas termostáticas, pueden regular la temperatura a su gusto, incluso con temperaturas diferentes en cada habitación.
  • También tiene beneficios para el bolsillo. Según un estudio elaborado por la Universidad de Alcalá, se puede ahorrar un 25% en calefacción si se procede a la instalación de repartidores y válvulas termostáticas. Por su parte, la Asociación Nacional de Instaladores de Repartidores de Costes de Calefacción (Anirca) estima que instalar repartidores de coste podría suponer, de media, un ahorro de 200 euros anuales para los consumidores españoles, lo que equivale al 30% de la factura energética del hogar.

 

No esperes al para instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas

Aunque muchas comunidades de propietarios deciden instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas aprovechando los meses en los que el sistema de calefacción permanece apagado, no es necesario esperar al buen tiempo para hacerlo.¡Si urge, es posible hacerlo en plena temporada de calefacción siempre que la instalación la realicen profesionales acreditados!

En Remica contamos con la experiencia necesaria  y el personal técnico más cualificado. Y además disponemos del Certificado de Marca N de Servicio de medición y reparto de consumos en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) que otorga AENOR.

¡Infórmate sin compromiso en el teléfono 91 396 03 03 o a través de este formulario!