Mantener nuestro hogar fresco no tiene por qué conllevar un aumento de nuestra factura energética. Seguro que más de una vez te has preguntado cómo ahorrar en casa, pues bien, hoy te damos las claves para conseguir que el aire acondicionado no suponga un problema para tu bolsillo este verano.

A la hora de instalar aire acondicionado en tu hogar es fundamental que tengas en cuenta varios aspectos como el clima de tu zona, las dimensiones de tu vivienda, la orientación de tu casa… Sin embargo, pese a esas peculiaridades, hay pequeños gestos que pueden ayudarte a ahorrar en casa:

  • A la hora de regular el aire acondicionado ten en cuenta que la variación de un solo grado puede suponer un 8% más de consumo energético.
  • Cuando lo enciendas, no ajustes el termostato a una temperatura inferior a la que desees obtener pensando que así la conseguirás antes. No es así, no conseguirás enfriar más rápido la habitación y además gastarás más energía de la necesaria.
  • Si no estás en casa, mantén apagado el aire acondicionado. Asimismo, cuando vayas a salir de casa, puedes apagar el aire acondicionado un poco antes, ya que el frio permanecerá en el ambiente.
  • Mientras el aire acondicionado esté encendido, evita abrir puertas y ventanas de manera innecesaria.
  • Mantén limpias las entradas y salidas del aire acondicionado, al igual que los filtros evitando que se obstruyan por la suciedad y el polvo.
  • Toldos, cortinas y persianas, tus aliados. Ventila durante las horas más frescas, por la noche o a primera hora de la mañana. Así, durante el resto del día utiliza los todos, cortinas y persianas para evitar que aumente la temperatura de tu hogar.
  • Consulta con especialistas como Remica Servicios Energéticos: te podemos ayudar con la mejor solución a tu medida para conseguir el mejor confort con el sistema más eficiente.

Si tienes algún truco más para ahorrar en casa, no dudes en dejarlo en nuestra sección de comentarios.