Nuestro blog oficial de Calefacción

calefaccion

20 febrero 2017, 8:00 am


¿Quién puede hacer el mantenimiento de calefacción central?

Según la normativa vigente, las comunidades de propietarios con salas de calderas comunitarias tienen la obligación de velar por el correcto mantenimiento de calefacción y contratar a una empresa mantenedora habilitada para tal fin.

 

Responsabilidades legales

Contratar un servicio de mantenimiento de calefacción preventivo y correctivo  no es una opción, sino una obligación, tal y como figura en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), según el cual el titular o usuario de la instalación –en este caso, la comunidad de propietarios–  es responsable de:

  • Tener contratado el mantenimiento de la instalación térmica con una empresa mantenedora habilitada.
  • Realizar las inspecciones obligatorias.
  • Disponer de la documentación de todas las actuaciones, ya sean de mantenimiento, reparación, reforma o inspecciones realizadas en la instalación térmica o sus equipos.

 

¿Qué se considera una compañía mantenedora habilitada?

Para conocer si una compañía ofrece un servicio de mantenimiento de calefacción central adecuado a las necesidades de la instalación, conviene que demuestre su solvencia en tres aspectos:

  • Ofrecer un buen mantenimiento preventivo que vele por el correcto funcionamiento de la instalación. La función del mantenimiento preventivo es prevenir cualquier tipo de averías, de modo que el número de incidencias que puedan producirse a lo largo de la temporada de calefacción sea prácticamente nulo.
  • Disponer de un servicio de mantenimiento correctivo capaz de responder con inmediatez a cualquier hora. Dado que ninguna instalación está libre de que pueda producirse alguna avería, por muy solvente que sea el mantenimiento preventivo realizado, si se detectara alguna incidencia técnica debe tener una amplia capacidad de respuesta todos los días del año.
  • Velar velar por la seguridad y confort de toda la instalación, no solo de la central de producción objeto de mantenimiento. La empresa mantenedora también debe ser capaz de afrontar el análisis y resolución de las patologías que puedan presentarse en el resto del edificio, tales como desequilibrios térmicos importantes entre la vivienda más fría y la más caliente, aire en los circuitos, ruidos, etc.

 

Conviene además apostar por la eficiencia energética

Más allá de un mantenimiento preventivo y correctivo solvente, que asegure el buen funcionamiento de la instalación, también conviene optimizar el rendimiento, es decir, que la instalación no consuma más energía de la estrictamente necesaria.

En Remica, nuestras más de tres décadas de experiencia en la gestión y mantenimiento de instalaciones térmicas nos ha llevado a comprobar que aplicar medidas de ahorro y eficiencia energéticas, sumadas a un buen mantenimiento de calefacción, pueden generar ahorros de hasta el 30 por ciento en combustible.

Para las comunidades de propietarios se trata de un ahorro muy importante ya que la mayor partida presupuestaria en los gastos de calefacción comunitaria se destina a gastos de combustible.

 

La importancia de la telegestión

En Remica, dentro de nuestro servicio de mantenimiento correctivo, contamos con un importante instrumento: el sistema de telegestión 24 horas, que cuenta con las siguientes ventajas:

  • Es gratuito para todos nuestros clientes. Para poder disfrutar de él, solo es necesario que la instalación térmica cuente con una centralita de control telegestionable y una línea de teléfono.
  • Permite monitorizar y controlar las instalaciones a distancia. El sistema de telegestión envía avisos a nuestra sede central si se produjeran incidencias.
  • Disminuye el número de desplazamientos innecesarios. Con este sistema se pueden modificar a distancia ciertos parámetros de la instalación, de modo que muchas veces podemos corregir el problema antes de que el sistema de calefacción y/o agua caliente se vea interrumpido.

Pongamos un ejemplo práctico para describir los beneficios de la telegestión en el mantenimiento correctivo. Imaginemos por ejemplo un depósito de agua caliente con una capacidad de 1.000 litros. Si se produjera una avería y la instalación no estuviera telegestionada, es probable que la compañía de mantenimiento no fuera consciente de este problema hasta que los usuarios que se quedaran sin agua caliente y dieran el aviso. En este caso, la interrupción del servicio se dejaría notar en las viviendas de los usuarios, que no volverían a tener agua caliente hasta que el servicio técnico arreglara la avería y volvieran a llenar el depósito.

En cambio, gracias al sistema de telegestión se pueden evitar este tipo de situaciones ya que es posible detectar y arreglar la avería antes de que se vacíe completamente el depósito de agua y, en consecuencia, los usuarios no tienen por qué notar una falta de servicio.

 

También para la gestión energética la telegestión es fundamental ya que el sistema avisa de ineficiencias energéticas, aquellas que el cliente no percibe por no interrumpirse el servicio, sin embargo, el rendimiento de la instalación va disminuyendo. Si no se controla, esto puede derivar en un mayor consumo del combustible que el necesario para que los usuarios gocen del confort que necesitan en sus hogares.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes